páginas vistas

lunes, 25 de septiembre de 2017

Ayer comí en el Eixample. El Sí al referéndum me tapó el sol.

Hay catalanes que llevan tiempo convencidos de irse.  No son Artur Más, Convergencia,  o Puigdemont que han cogido un tren andando en 2012. 
Esos que van marcados con haber pactado con el PP, ayer mismo, la reforma laboral y la corrupción de Pujol les cerca.
Hay catalanes  amigos cuyos nombres no voy a desvelar, que no son de la CUP, y menos de Esquerra Republicana; que están en organizaciones cívicas que pagan una cuota al mes para estar cerca de gentes que piensan como ellos.

No están manipulados. No son incultos. Han sino profesores o investigadores. Son gente que están casados con cubanas, con italianas o catalanas. Ellas a su vez no hablan catalán, sino catellano, aseguro que aman y no odian Madrid ni nada parecido. Ya sé que hay retrazados que gritas consignas étnicas o lingüisticas pero no son mayoría.

Yo cuando me reúno con ellos para escuchar sus puntos de vista, me sorprende y agrada su tranquilidad.  Me sorprende sus respuestas. Que contrasta con la violencia policial de Rajoy que cree que el independentismo se acaba en sus líderes ocasionales: Junkeras/ Puigdemont/Cup.

Rajoy y Ciudadanos me temo que no conocen a esta gente de barrio, Eixample, Gràcia o Sants.  Cuya educación fue en castellano, pasan de los 50 años y no están " adoctrinados" con el sistema educativo actual  cómo según dicen de los más jóvenes de 25-35 años.

Digamos que ya pasó el día 1-0. No hubo referéndum. No se declaró la república catalana. Esta gente que no votó a la CUP  y a Esquerra seguro en unas nuevas elecciones lo harán.
La ley del referendum necesitaba 90 parlamentarios y Puigdemont la mal sacó con 72.  ¿Qué pasará si sacan mayoría adsoluta los independentistas en las nuevas elecciones y sacan la Ley del Referéndum con 90 diputados tal y como dice la Ley?

Hay una respuesta para esto, hay una solución para estas sencillas personas que no creen en las instituciones del estado español. Rajoy  los meterá en la cárcel, según ElPaís, son 82% que quieren votar, mucho más que tres o cuatro amigos.

Ayer hablando con este amigo hablamos de algo que hasta ahora era inédito.  Ya existe una fuerza del NO a la independencia que pone a Serrat con "Mediterráneo" o fandangos cuando hay caceroladas cada noche en Barcelona.

Si hay dos bandos bien definidos ¿por qué no se vota?

domingo, 24 de septiembre de 2017

La bandera negra catalana del 11 de Septiembre.

El once de septiembre pasado. Alguien me preguntó por esta bandera en uno de los post que publiqué. No lo hice por los intensos debates en mi muro, pero aquí la explicación con foto de Evel González.

Esta bandera se usa en los balcones de los ayuntamientos catalanes proindependentistas. Sus impulsores de recuperarla son de Joan-Marc Passada i Jordi Avià. Significa votar y vencer. Y viene de 1714. 

Escogí la excelente foto de Evel Gonzalez sobre su reportaje del 11 Sep. 2017, porque se ve la bandera y la palabra Llibre (de un parking al lado.) Un azar muy del contexto de la bandera.

"L'origen i el significat de la bandera negra per a l’Onze de Setembre

En parlem amb dos dels impulsors de la campanya, Joan-Marc Passada i Jordi Avià

Ja fa temps que en molts municipis catalans hi ha l’estelada al balcó, malgrat la persecució de la delegació del govern espanyol. Però aquest Onze de Setembre, en una vintena llarga de poblacions, hi onejarà una altra bandera, negra, per a reivindicar 'votar i vèncer'. És una iniciativa de la Fundació Reeixida per a continuar la feina de recuperar la memòria històrica que va començar el 2008 amb la commemoració del centenari de l’estelada. Sobre l'origen i el significat de la bandera negra, en parlem amb dos dels impulsors, Joan-Marc Passada i Jordi Avià. 

–Cal una bandera nova, si ja tenim la de quadribarrada i moltes versions de l’estelada?

–Una nova bandera no anul·la les altres que ja hi ha. Al contrari: enriqueix i afegeix gruix iconogràfic als símbols que ens representen. Aquesta bandera negra no és personalista (com pot ser la quadribarrada, que representa en origen el comte de Barcelona), sinó conceptual: expressa una disposició anímica. El seu missatge és molt directe: ‘Resistència i fermesa. No ens rendirem.’ A més, com que no té rang oficial és molt difícil que pugui ésser mal utilitzada com passa avui amb les nostres banderes locals i nacional, sotmeses a la vigilància permanent de l’espanyola i la francesa."

 Martí Crespo. Para Vilaweb.

Evel Gonzalez