páginas vistas

miércoles, 18 de octubre de 2017

Formas de bacalao en un restauran en Porto

Cenar en Porto por menos de 30€ todas sus formas populares de comer el bacalao. 
Tengo que volver a Porto que ya nunca más será, Oporto.

martes, 17 de octubre de 2017

Manifestación en la Diagonal contra la prisión decretada para los Jordis. Procés catalá.

Se levanta el independentismo contra la prisión incondicional de los Jordi's. Líderes de ANC y Òmnium. Unas 200 mil personas  desde La Diagonial y Francesc Maciá hasta Diagonal y Passeig de Gràcia.
El independentismo estaba dividido por la decision de Puigdemont por no declarar la DUI el 10-0. Pero aquí aparece el superman Rajoy y sus jueces de turno (Lamela en este caso)  para unir en una voz, una vez más, a las corrientes independentistas. O sea, en mi consideración, otra metedura de pata. Y vueltos a empezar. 
No olvidar que políticos y cuñados reales han robado de verdad millones de € y están  en la calle sueltos y libres.  
Rajoy cuando más incertitumbre parecía tener el Procés, les levanta la moral. Otra idiotez.
Esta manifestación. Por primera vez convirtió Barcelona en una procesión de Semana Santa Sevillana. Yo creía haberlo visto todo en Manis estos días, pero no. El único problema será la cera y los coches mañana...
De eso no saben aqui, yo como sevillano que también soy, si lo sé.


Foto última de Miquel.

No se publicarán comentarios sin firma cuando su criterio afecta la credibilidad del post o de los comentarios de lectores. Si su autor se expone, no tiene porque recibir réplicas de ciudadanos invisibles que se esconden.

lunes, 16 de octubre de 2017

Independencia de Cataluña: la arrogancia de Madrid explica este caos JOHN CARLIN

Independencia de Cataluña: la arrogancia de Madrid explica este caos

JOHN CARLIN

Los catalanes ya han llegado a su límite de aguante tras tres siglos de agravios, pero la intransigencia del gobierno español es, en última instancia, la culpable de la crisis actual.

Poco antes de que el rey de España se dirigiera a la nación esta semana, algunos de sus súbditos más  racionales esperaban que, tal vez, pudiera elevarse por encima de la mezquindad de la clase política de Madrid. Pensaban que podía ofrecer una visión generosa de cómo resolver la crisis causada ante el creciente clamor por la independencia catalana. No hubo suerte. Al final de su discurso de seis minutos, Felipe VI sólo había empeorado las cosas.

Rígido en su porte, con frialdad en su tono, no construyó puentes, cavó trincheras. No lamentó la violencia policial durante la celebración del pasado domingo de un referéndum en Cataluña, tan perjudicial también para la imagen exterior de su país; denunció la “irresponsabilidad” y el “desprecio” del gobierno catalán elegido por los catalanes y amenazó con más violencia. La “responsabilidad de los poderes legítimos del Estado”, advirtió el rey, es la de “garantizar el orden constitucional”, forma codificada de decir que si el gobierno catalán cumple su promesa de declarar la independencia unilateral, se enviarán los tanques.

Hablando en nombre no de la nación, sino del gobierno central, se limitó a imitar cómo el ministro Mariano Rajoy ha actuado durante estos últimos cinco años: abdicó de su responsabilidad y, ajeno a lo que estaba haciendo, abdicó también como  soberano en los corazones de los cada vez más amargados 7.5 millones de catalanes, el 80% de las cuales están a favor del derecho al voto sobre la independencia.

Antes del domingo, varias encuestas indicaban que el voto secesionista en Cataluña se situaba entre el 40 y el 50 por ciento. No cabe duda de que esos números han aumentado desde entonces. Como dijo un amigo británico que conoce bien la política española, minutos después del discurso del rey,“aumentó en otros diez puntos el número de los independentistas “. Así es, agregándose. a los diez o más que se habían sumado después de los apaleamientos de la policía del domingo pasado.

DESPLIEGUE LENTO HACIA EL DESASTRE

Tengo un interés más que académico en este despliegue lento hacia el desastre. Mi madre es española, de Madrid. Viví 15 años en Cataluña hasta que me mudé a Londres, hace cuatro años, pero siempre he querido regresar y solicitar un pasaporte español después del referéndum sobre el Brexit. Me encanta España, así que estoy contra la independencia catalana, pero nunca he amado la política española, especialmente la peligrosa cepa autoritaria representada por la gente en el poder hoy y compartida por gran parte de la clase política madrileña. Nunca he olvidado una conversación que tuve hace 15 años con un hombre que sigue siendo un pilar de ese régimen. “No soporto a los catalanes”, exclamó. “Siempre quieren hacer un trato. ¡No tienen principios, por Dios! ¡No hay principios!”

Es el aferramiento de Madrid a sus sagrados principios lo que nos ha llevado al peligroso desorden de hoy. También explica lo que, para la mente anglosajona, parece ser la inexplicable negativa del gobierno de Rajoy a tratar de resolver el problema a través de la mediación internacional o el diálogo de cualquier tipo. “Principios” en el contexto catalán significa la Constitución española, que no permite un referéndum sobre la soberanía de Cataluña. Uno podría pensar que una Constitución, siendo un documento humano, necesariamente falible, estaría abierta al cambio a medida que las circunstancias cambiasen. No en la cuestión catalana; no para Rajoy.

Miguel de Unamuno, célebre escritor español del siglo pasado, lamentó lo que veía como un espíritu político nacional contaminado “por los cuarteles y la sacristía”. Mi opinión ha sido desde hace mucho tiempo que el hábito de pensamiento intransigente exhibido por la clase política de España es la herencia de 500 años de absolutismo católico. El catolicismo español era, para la cristiandad en general, lo que el Islam saudí es para el mundo musulmán de hoy: el más resistente a la influencia filosófica, política, cultural o científica exteriores. No creo que sea un accidente que no haya traducción en español, o en árabe, de la palabra inglesa “compromise”. El concepto de “cedo un poco y tú cedes un poco para que ambos acabemos ganando” es ajeno a la mente política española.

Es por eso que el imperio español perdió Cuba en 1898, y antes California y el resto de lo que ahora es el oeste de los Estados Unidos. Es la razón principal por la que, sobre la cuestión catalana, el gobierno de centro-derecha del Partido Popular de Rajoy y la clase política madrileña han logrado lo contrario de lo que pretenden: en lugar de trabajar para preservar la unidad de España, alientan al pueblo catalán y echan combustible al camino hacia la independencia.

 

POLÍTICOS DE TERCERA CATEGORÍA

En pocas palabras, son políticos de tercera categoría. La primera regla para la resolución inteligente de una disputa como la del problema catalán es conocer a tu enemigo: ponerse en sus zapatos, tratar de entender por qué piensan de la manera que lo hacen y, luego, tratar de persuadirlos de que se acerquen a tu punto de vista, o al menos para encontrarte en medio del camino. En La lucha por Cataluña, un nuevo libro del corresponsal del New York Times en España, Raphael Minder, acaba con la siguiente nota: los pueblos de España no se unirán, escribe Minder, mientras la clase política de Madrid no haga ningún esfuerzo por “comprender los sentimientos expresados ​​por cientos de miles de personas en las calles de Barcelona”.

Los sentimientos nacionalistas catalanes se remontan al menos a 300 años atrás. El 11 de septiembre de 1714, al final de la guerra de sucesión española, Barcelona cayó tras un largo asedio ante el ejército de Felipe V, el primer rey Borbón de España. Su homónimo actual podría haber tenido un poco más de tacto en su discurso esta semana, y hubiera podido recordar que esta gloriosa derrota, el Dunkerque catalán, marca hoy la fecha de la fiesta nacional anual de Cataluña. Se trata de una conmemoración del heroísmo suicida de los defensores de la ciudad, pero también un recordatorio de la opresión que sufrieron bajo Felipe V, un gobernante absoluto que demolió una quinta parte de la ciudad, cerró el parlamento catalán y las universidades y prohibió al catalán en la administración.

 Otro gobernante absoluto de memoria más reciente, Francisco Franco, avivó las llamas del agravio nacionalista llevando a cabo medidas asombrosamente similares después de que asumiera el poder por la fuerza en 1939, después de la victoria de sus fuerzas fascistas en la guerra civil española. Además de las ejecuciones por fusilamiento de los principales políticos catalanes y de otros tantos miles de personas,también suprimió el lenguaje local, principal emblema de la identidad catalana. Bajo el gobierno de Franco, los padres no podían dar a sus hijos nombres catalanes como Jordi o Josep. El generalísimo optó por considerar al catalán como un dialecto, algo tan insultante como erróneo: el catalán es un idioma, tanto como el español, el francés y el italiano.

Una herencia de la era franquista que sigue agitando la olla nacionalista es el desdén por el catalán entre otros españoles. Se acompaña de una aversión por los catalanes en general, que muchos optan por considerar como estirados y creídos, cuando la verdad es, creo, que son simplemente tímidos. Pero el nacionalismo es un sentimiento, un resentimiento a fuego lento hacia un vecino percibido como abusador. El nacionalismo no es un plan. La independencia sí lo es. Lo que vemos hoy es cómo uno ha evolucionado hacia el otro y en una escala nunca antes vista. Muchos de los que en otro tiempo eran simplemente nacionalistas de corazón, plenos de sentimientos, son ahora militantes activos por la independencia.

 

UNA REACCIÓN NACIONALISTA ESPAÑOLA

Los años 2006, 2010 y 2012 marcan la progresión. En 2006, el voto pro-independencia representaba apenas el 15% de la población. Una decisión tomada ese año dio esperanzas de que la cifra se redujera: no sólo el Parlamento catalán de Barcelona, ​​sino el parlamento nacional de Madrid, votaron a favor de un nuevo estatuto que definía a Cataluña como nación y le otorgaba mayor autonomía de la que había disfrutado desde la muerte de Franco en 1975. Esto incluía el dotar a Cataluña de un mayor grado de independencia judicial.

Los retrasos en la aplicación del estatuto dieron tiempo parauna reacción nacionalista española. En 2010, el Partido Popular de Rajoy, entonces en oposición, sucumbió a la tentación que provocó la explosión del independentismo catalán y que ha llevado a la crisis actual: buscar votos en el resto de España, haciendo campaña contra el estatuto catalán, llevándolo al notoriamente politizado Tribunal Constitucional, donde fue anulado. La ley derrotó a la política, lo que fue el precedente que sigue obstaculizando una solución del problema hoy.

En 2012, lo que entonces era el gobierno de centro-derecha catalán, sin embargo trató de encontrar un acercamiento a Rajoy, que se había convertido en primer ministro el año anterior. Buscó la negociación para tratar de obtener concesiones fiscales en la línea de las concedidas al País Vasco, cuyo gobierno tiene una autoridad mucho mayor sobre la recaudación y distribución del dinero de los impuestos. Pero Rajoy los rechazó. Si se suma la crisis económica y el alto desempleo a la indignación de los catalanes comunes por el trato despectivos que sentían que habían recibido, el resultado fue la mayor protesta que nadie en Cataluña podría recordar. En la fiesta nacional del 11 de septiembre, un millón de personas salieron a las calles de Barcelona.

Lo que pidieron fue entonces un referéndum de independencia legalmente vinculante, y la esperanza creció después de que el gobierno británico accediera precisamente a tal cosa en Escocia, en 2014. Pero el gobierno de Rajoy no se movió. La ley era la ley. El pragmatismo era para él una palabra griega ininteligible. Era como si se apropiara del consejo que Franco le había dado una vez al editor de un periódico afín: “Haz como yo, no te involucres en política”.

Pero los catalanes estaban, al contrario, haciendo mucha política, y en 2015 una coalición pro-independencia, encabezada por Carles Puigdemont, llegó al poder por un delgado margen en el parlamento catalán. Con lo cual la retórica de ambos lados se puso más enconada, y el clima político más hostil.

 El gobierno de Rajoy y sus partidarios en los medios de comunicación han retratado al “pelo de fregona” Puigdemont y a sus camaradas radicales como irresponsables e infantiles, pero ha sido difícil evitar la conclusión de que, de ser así, los políticos supuestamente adultos en Madrid han descendido al mismo nivel. El ministro de Educación echó más leña al fuego indicando su intención del gobierno de “españolizar” a los niños catalanes; el ministro de Relaciones Exteriores hizo lo mismo cuando acusó al gobierno catalán de “levantamiento” y “golpe de Estado”. Felipe González, ex primer ministro socialista, los superó a ambos en un artículo en El País en el que comparó el movimiento de independencia con “la aventura alemana o italiana” de los años treinta.

Las cosas podrían haber sido muy diferentes, tan fáciles, empezando por que el Partido Popular hubiera reprimido el impulso vengativo que lo llevó a anular el estatuto de autonomía a través de los tribunales. Incluso si no hubiera sido así, las protestas callejeras masivas dos años más tarde dieron otra oportunidad. Si Rajoy tuviera un algo de estadista, podría haber ido a Barcelona, ​​discutido conciliadoramente y ofrecido diálogo al gobierno catalán, menos militante y más flexible, que entonces estaba en el poder. Los aplausos habrían resonado alrededor del pasillo y los radicales de Puigdemont probablemente habrían también aplaudido.

 

FANÁTICOS ESPAÑOLES Y ROMÁNTICOS CATALANES

El peligroso enfrentamiento actual entre los fanáticos españoles y los románticos catalanes nunca habría ocurridosi, junto con el cambio en el fondo de la actitud, el resultado de las conversaciones hubiera sido la concesión de un referéndum vinculante como el que Escocia realizara hace tres años. Los catalanes dicen de sí mismos que dos emociones compiten en sus corazones, seny y rauxa: el sentido común y la pasión furiosa. Son, por tradición. mediterránea una antigua nación que negocia. Cuando no están enojados, como ahora, son las personas más prácticas de la tierra. Un referéndum celebrado hace un par de años habría producido con toda probabilidad un “no” sustancial a la independencia de España y, como sucedió en Quebec, el tema habría sido puesto a enfriar por lo menos durante una generación.

En cambio, lo que tenemos ahora es el absurdo cruel del gobierno de Madrid actuando hacia los catalanes como un marido que odia a su esposa y la maltrata, negándose a contemplar como ella le abandona, gritando “¡Ella es mía!”.

¿Que pasa ahora? Puigdemont ha dicho que hará una declaración unilateral de independencia, pero su demora en hacerlo indica un miedo completamente realista a las represalias más violentas de Madrid, de ahí su deseo declarado de mediación a la UE, hasta ahora rechazado. Tal declaración no significaría más que el resultado del “referéndum” unilateral: sería más bien teatro político. Cataluña no es una pequeña isla del Pacífico, suficiente por sí misma. Forma parte de España y forma parte de la Unión Europea. Un Catexit duro, en una noche, simplemente no es posible. Puigdemont está jugando un juego de alto riesgo.

El gobierno español podría ver, sin embargo, que está jugando un juego, si lo deseara, y reaccionar proporcionalmente: vigilar y esperar un poco, reconocer que el clamor por la independencia catalana tiene un apoyo significativo detrás de él, y acceder a las conversaciones. La “esposa”, en este escenario, podría aceptar aún a algunas proposiciones. Rajoy podría hacer lo que debería haber hecho hace cinco años y aceptar un referéndum vinculante. En el caso de una victoria para el voto “sí”, el orden – al menos el orden del tipo que ahora se encuentra en el Brexit de Gran Bretaña – sería restaurado. Madrid, habiendo dado su bendición legal al referéndum, tendría que soportar con los dientes apretados el resultado. En el caso de una victoria del “no”, el problema estaría resuelto.

Sin embargo, ni hablar de eso. Tal y como están las cosas, lo más probable es que triunfe la inquietante defensa del “orden constitucional” por “las fuerzas estatales legítimas”. Luis de Guindos, ministro de Economía, mostró lo inflexible que es el gobierno español cuando dijo en una entrevista televisiva, el jueves pasado, que la independencia catalana estaba “fuera de consideración” porque era, en primer lugar, “ilegal” y, segundo, “irracional “:” Cataluña siempre ha sido parte de España “.

Una parte de mí todavía se aferra a la mota de esperanza que sentí antes del discurso del rey, que tal vez la UE vaya a intervenir y hacer entrar en razón a los líderes españoles. Pero es más probable que lo hagan sólo después de que muelan a palos a más catalanes, momento en el que puede ser demasiado tarde. Una muerte a manos de la policía del rey, un mártir por la causa catalana, y cualquier cosa podría suceder. Rajoy llama a Puigdemont traidor, pero si el conflicto se inclina hacia la violencia generalizada, y si Catalunya finalmente consigue la independencia, la historia puede registrar que el traidor más grande fue Rajoy.

Publicación original en inglés: The Times.

Via: Cuestiónalo todo.

domingo, 15 de octubre de 2017

De Europa de los Estados, a Europa de las Regiones. Más allá del Referéndum y el Procés catalá.

Ya sé que al unionismo Español, esta música no le gusta.  Parecen respirar tranquilos tras la activación por parte de Rajoy de técnicas mafiosas del Estado (lo dice la prensa de derecha de aquí, no yo) pidiendo a los bancos Sabadell y Caixabank que se piren de casa, creando una ley a su medida en unas horas. Y a otras empresas que ya lo habían anunciado.

Creen que esto es una cuestión local que se resuelve de forma vejatoria llamando mal vestida a la de la CUP, plumero a Puigdemont y gordo a Junqueras; en las redes sociales.
Creen de verdad, y me asombra, con tristeza, que ellos lideran algo. Cuando hace solo 5 años,  ninguno de los tres estaban de líderes y ya la gente en la calle,  pedían ser una Nación, cada 11 de sep. Llevan así desde la negación del Estatut en 2006.

Si repasamos qué ocurre en Europa, es evidente que hasta la Inés Arrimadas (que el domingo pasado se arrimó con selfies en Plaza Catalunya a la ultraderecha nazi, que más tarde  destrozó el Café Zurich /art. ElMundo) se sonrojaría al ver que tendría que aplicar el art. 155 en varias regiones   europeas. O sea, tendrían que crear un ejército solo  para aplicar el  art.155.

Pero Europa ya empieza a pensar que esto dentro de un tiempo, no será una unión de estados (menos uno, pues Reino Unido se fue ya)Sino, una Unión de Regiones. El mismo representante del PP catalán en el Parlamento Europeo lo dijo el otro día...¿Si Europa deja que Catalunya se independice tendrá en la cola a otros pidiendo lo mismo? Señor, no es futuro, es presente. Ya hace años tiene gente en cola.

Catalunya, País Vasco,(España) El conflicto está aqui,  pero la única autonomía que ha salido masivamente a la calle apoyar a los catalanes  ha sido el País Vasco, con ETA quiso conseguirla y no pudo, mira atenta este proceso para lanzarse.  Córsega (Francia) Los independentistas corsos en 2014 dejaron las armas tras un suculento acuerdo económico y ampliación de autonomía y no están conformes. [Aunque no solo los Corsos. Hay en Francia otros focos separatistas si bien minoritarios. La llamada Cataluña francesa, cuya capital oficiosa sería Perpiñán, siente cierto vínculo cultural aunque se desentiende del secesionismo. El catalanoparlante Rosellón pasó al Estado francés en 1669. El País Vasco francés podría hacer lo propio con sus vecinos en Euskadi] 
Escocia (Reino Unido) Ya hizo un referéndum y pide otro, Irlanda del Norte quiere otro... Flandes,(Bélgica) quiere separarse del resto.  Lombardía y Veneto ( Italia) hacen referéndum para lograr más autonomía el 22 de oct.2017 no son los únicos en Italia. Tirol del Sur, lengua y economía. Perteneció hasta el final de la Primera Guerra Mundial a Austria-Hungría pasando luego a Italia. Tras la Segunda Guerra Mundial obtuvo cada vez mayor autonomía política e idiomática. Hay aquí asimismo un importante factor económico: la región puede incluso conservar parte de los ingresos públicos, no obstante, al tener éxito económico no quiere depender políticamente de Roma, cuyas deudas han propiciado la idea del separatismo. Italia es, después de Grecia, el país más endeudado de la eurozona. Islas Feore ( Dinamarca)  quieren más independencia del Estado.

Es evidente que esto no ocurrrirá mañana, pero va a ocurrir. Y para evitar males mayores y apoyos externos de Putin, o Medio Oriente o Asia, sería muy bueno que alguien pensará en política y futuro. Y no cerrarse en el no perpetuo.
¿De verdad que alguien piensa que esto es un problema de un plumero, un gordo y una mal vestida?
No me creas a mi. Busca info en google y te llevarás una sorpresa mayor... ¡Hasta los canarios también quieren independizarse del Estado español, claro, nadie hoy les hace caso, como a los catalanes que el PP y el PSOE han visto todo el Procés hace años y no han hecho nada. Todo empieza con una gota...!

Según el mito griego dice..."Europa jugaba en la arena y vino un toro blanco y se la llevó..."
Ya veremos.
El rapto de Europa, de Tiziano, ca. 1560.

Nota: citas de art. Del Universal de México. De El econonista;  El Mundo. 
"Tras la petición de Caixabank, el ministro de Economía, Luis de Guindos, pactó con con PSOE y Ciudadanos el decreto exprés para que las empresas puedan salir de Cataluña de forma inmediata aunque sus estatutos no lo contemplen. ABC.  Oct 2017.

sábado, 14 de octubre de 2017

Una niña dibuja sobre un árbol en el Parc de les Aigues y flipo.

Paso con mi hija hacia casa y mi niña me dice Pápa mira. Al volverme veo a esta niña sobre las ramas de un árbol y me veo obligado a hacerle una foto.
Me voy andando y le pregunto a mi hija..¿está leyendo o escribiendo? Maya me dice, no sé. En un árbol se pueden hacer muchas cosas. Hasta vivir.
Me vuelvo, y voy hacia la niña y le pregunto: lees o escribes...
La niña 'elfina' me contesta en un catalán similar a mi niña...

-Dibuixo.

Le dije:  t'he fet una foto per a un post (te he hecho una foto para un post.)

Contestó:

-No pasa res.( no pasa nada)

Vale. Dije. Y me fui.

Influencias de Catalunya en Cuba y viceversa. Fotos y videos de la Charla. Centro Civic Sagrada Familia. Barcelona..


Ayer en el Cetro Cívic de Sagrada Familia de Barcelona (a menos de 300 metros de la Sagrada Familia de Gaudí, vaya honor que no merezco) di una Charla sobre Influencias mutuas de Cataluya en Cuba, junto al profesor Lluís Costa de la Universitat de Girona. 
La sala estaba llena de catalanes y algunos seguidores de mi blog que fueron a conocerme en persona. Algo que siempre es emocionante.
Hablar de las influencias mutuas de Catalunya en Cuba es darle razón de ser a mi existencia. Es darle un sentido y cuerpo al origen del por qué elegí este lugar Barcelona, para que mi hija naciera. Por qué El Mediterraneo en mi, cubre la nostalgia de un mar Caribe muy lejos.
Hablar de  Facundo Bacardí, creador del ron, o de Jaume Partagás, que hizo la mayor fábrica de tabacos del mundo en Cuba. Es hablar de lo que en mí es ser cubano, aunque ellos sean catalanes.
Ayer fui feliz. Gracias a Ivonne, Rosa, Malena y Miquel, quien me preparó las imágenes para proyectarlas e ilustrar mi charla.
Gracias a todos los que emigran y se llevan la voluntad creativa de intentar aportar algo diferente al país de donde vienen.
Gracias a los lectores de mi blog que con sus comentarios me animan a contar mi experiencia vital. El blog me lleva. Y por él me descubren y llego donde no pensaba. 


Abajo video amateur de 6 minutos de charla.

Esta foto me gusta. La Xarxa de Biblioteques de Barcelona es mi casa. Anécdota: ayer una señora que fue a la charla. Buscó quien era y encontró en la Xarxa mi libro Síndrome de Ulises,ed Linkgua, 2006, que leyó antes de venir a la Charla. Me agradeció mis palabras y mi libro.

Con el catedrádico Lluis Costa.

Sin ÓMNIUM  EIXAMPLE 
ESTO NO HUBIESE OCURRIDO.
GRACIAS!

jueves, 12 de octubre de 2017

La Catedral de Santa Eulalia de Barcelona desde una terraza.

Estas viendo las torres o campanarios de La Catedral. Desde un lateral. Cae la tarde en vía Laietana.  La de aguja es parte de la fachada. La Catedral de Santa Eulalia, es su nombre, se comenzó en el siglo XIII, pero la fachada es reciente siglo XIX.
Luego, Danilo y Laila comenzaron a tocar un repertorio de sambas, bossas... Pero esta visión no se va nunca de mi cabeza.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Catalunya fue Independiente: 8 segundos para Wikipedia.

Revolución de Octubre del Procés Catalá: Del 1-0 al 10-0. Diez días que entremecieron al mundo. Estado actual del Procès que ayer se bajó de la historia tras la declaración de Puigdemont.

La victoria del Referéndum el 1-0 por parte de la Generalitat, ayer tenía su día cumbre,10  días  después. Con todo el poder mediático del mundo occidental a los pies del President de la Generalitat. 900 periodistas acreditados y nerviosos pues iban a ver nacer un país ante sus ojos.

DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA(DI)

"Puigdemont: asumo al presentarles los resultados del referéndum ante el Parlamento y nuestros ciudadanos, el mandato de que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república”. Estas palabras se recibieron como una proclamación de independencia entre los diputados catalanes, a la que siguieron 34 segundos de aplausos.

"Tras la ovación de Junts pel Sí (pero no de la CUP), Puigdemont siguió con su discurso. La frase siguiente, que tardó 22 segundos en pronunciar, suponía la suspensión de la independencia que acababa de proclamar: “El Gobierno y yo mismo proponemos que el Parlamento suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas emprendamos un diálogo sin el que no es posible llegar a una solución acordada”. La proclamación de Puigdemont quedaba sin aplicación menos de un minuto más tarde."  Entre las 19:34-19:35 horas.

La CUP DECEPCIONADA.
La "traición" de Puigdemont.

Anna Gabriel, la portavoz de la CUP ha subido a la tribuna del Parlament visiblemente decepcionada. "Habíamos pensado una intervención para ser leída al mundo en varios idiomas", ha dicho al principio de su intervención.Venía precedida por su compañero David Fernández, que seguía la sesión desde la tribuna y ha abandonado el hemiciclo al ver cómo el presidente de la Generalitat renunciaba a proclamar la independencia

Mientras tanto, en redes sociales, Arran, el brazo juvenil de la formación anticapitalista expresaba su malestar. Han hablado de ha hablado de una "traición inadmisible", con un claro culpable, Carles Puigdemont, que ha frenado "el mandato popular claro y rotundo del referéndum". "En el Paseo de Sant Joan se respira rabia e indignación. ¿Millones de personas heridas para esto? No tenéis vergüenza Junts pel Sí", indica otro comentario en el perfil de Twitter de Arran.

PSOE Y PP

El presidente del Gobierno y el secretario general del PSOE se encuentran en Moncloa para analizar el último movimiento del president de la Generalitat. O sea, los 56 segundos de Independencia.
Por las caras era evidente su victoria. La de Rajoy.

¿Conclusión?

Si la Generalitat ganó la Partida mediática y social el 1-0. Y el Gobierno quedó evidentemente escaldado. La Generalitat ganó con sus técnicas de poner al pueblo a defender las urnas y el torpe de Rajoy cayó y pegó creando 800 heridos.
El 10-0, o sea, ayer, que iba a ser un día histórico, quedó en una eyaculación precoz de independencia. 

Que si es bien gestionada por el Gobierno de Rajoy que ganó con sus técnicas (salida de Empresas del Ibex 35 de Catalunya  y Manifestación del 8-0 organizada por la Ultraderecha), puede ahondar en la herida que se ha abierto entre PDecat y la CuP. Junqueras, sigue de perfil. Sabe que las elecciones Autonómicas no tardarán y él será President.

Rajoy, ha ganado ayer sin paleativos, como ganó la Generalitat el 1-0. No estoy seguro que todo se acabe. Pero habrá  calma. No creo que diálogo. 

Rajoy a dado a Puigdemont cinco días para que aclare sí Declaró la Independencia o No. La CUP, le ha dado un mes a Puigdemont para que aplique DIU.


Nota.

[Como historiafor y blogger he vivido unos días intensos dentro de la historia. En el centro de ella. No puedo quejarme a nivel intelectual. Yo no la eligí,  pasó en mi ojos. He hice mi crónica personal.]

martes, 10 de octubre de 2017

Puigdemont declara el Sí, pero No. Inesperadamente.


Puigdemont, declara el *Estado Independiente* unos minutos. Pero acto y seguido, lo suspendes, ese "Estado" acabado de crear.  Dalí ha tomado el mando surrealista de la política catalana. Todos interpretan algo diferente.

Dejas ¿contento? a los independentistas; y dejas descolocados a Rajoy. Que ahora no sabrá si encarcelarlo, si convocar elecciones. Aunque este, no ha sabido qué hacer en todo este conflicto. ¿Acto de cobardía? O jugada inteligente, se sabrá, más adelante.

¿Está prevista la ley para encarcelarlo por decir, "somos un Estado Independiente, pero lo suspendo"? No sé. La fiscalía del gobierno se está volviendo loca ahora mismo.

Sí, pero No ahora.  Él marca el paso de la agenda política, da un giro y esparará a que Rajoy meta la pata como el 1-0. 
Eterniza un conflicto que todos esperaban se cerraba hoy, y lo deja abierto. 
No digo que sea lo correcto. Digo que es una jugada. Deja los legionarios a las Puertas de Roma. Pero no es Roma. Es Barcelona.

Todos esperaban más de un día histótico que no lo fue. Sí, por unos minutos fue un  coito interruptus de un  Estado Catalan que murió,  precoz. Solo esperma.

En 1934, el Estado catalán de Lluís Companys  duró unas horas. El 10 octubre del 2017, duró solo unos minutos, o sea, el tiempo del aplauso de sus parlamentarios.



lunes, 9 de octubre de 2017

El Procès. Reírse del Sí, reírse del No, es sano. Bus de empresa.

Hoy en el Bus de empresa.  Al subir, el chófer en voz alta, siempre habla así  mientras conduce sin mirarnos -nos dice; que ayer en la Manifestación (por el No) en Barcelona, me han robado todos los carnet, y unos 200 €. 
Cierra su anécdota con un..., -voy sin carnet, ni de conducir, si me pillan un rollo, ni he denunciado.

Una chica cerca de mi sentada le dice. -Si te coge la Guardia Civil, ¡te aplican el artículo 156!
La risa de todos los que íbamos delante, fue unánime.

El chófer desconcertado, pregunta. ¿Eso qué es? Y entre risas, otra dice... -¡ hombre si mañana nos aplican el 155, suspención de autonimía por declarar el Estado Catalán, a tí te aplican, el 156....

"Mas risas."
Una tercera toma la palabra,  y dijo-: El día del Referéndum, yo llevé el DNI solamente. Por si me detenían, o lo perdía, no pasaba nada. Total ¡ Si mañana martes, tendré otro!

El trayecto de la estación del Prat de Llobregat a la empresa, es corto. Hoy llegamos al trabajo con la risa de estas anécdotas.
Nadie hizo el más mínimo comentario político sobre las preferencias del sí o el no. Solo risas. Algo realmente maravilloso.
Siempre se dice que en Cuba, la gente se burla se sus desgracias, o sus momentos difíciles. Aquí, también.

Cuán diferencia de esta realidad de otoño en Barcelona. Con los noticieros donde hablan de rotura de familias, amigos y compañeros de trabajo. De división de la sociedad. De guerra civil en vísperas, en fin, del apocalipsis que siempre da muchos votos y mayorías adsolutas a la derecha rancia, convencional y ahora corrupta, que siempre nada feliz entre una mayoría social muy conservadora.

Por eso. Hay que seguir, riendo.

Foto del la mani del 8-0 por el No.

Hoy es 10 de Octubre: ¿Año Cero del Estado Catalán? ¿Fin del Procès?

Todo el gobierno del PP dice que no habrá Estado Independiente Catalán. Pero así mismo dijeron que no habría Referéndum, y si hubo. Mal, defectuoso y no avalado internacionalmente, pero miles y miles y millones de catalanes censados, votaron. Muchos de estos dicen ya, Adeu España.

"Para la mayoría de la población, las condiciones de vida se deterioraron, mientras el Gobierno parecía limitarse a medidas de mera administración.
En medio de esta crisis, la reputación del presidente del Gobierno, se hundió por corrupción: (...) el ánimo de las masas era en realidad favorable a la implantación de un nuevo Gobierno,  la inclinación que se reflejó en innumerables resoluciones aprobadas..."

Este párrafo parece escrito hoy sobre los sucesos del Procès catalá y la España actual. Y no, esto ocurrió hace 100 años. En otro otoño, de 1917. Y fue la "Revolución Rusa o Revolución de los Soviets." Los motivos para darse estas crísis en la historia siempre son los mismos.
Las luchas de poder político. Mezclados con fuerte crísis económica y mucha corrupción. Las masas siempre descuartizándose de forma fraticidas entre ellas.
Hoy  10 de Octubre,  el Procès catalá llega a su fin, y en la lógica Independentista comienza el estado catalán.  La CUP, Esquerra y Omniúm presionan para que Puigdemont proclame el Estado de forma unilateral.

En la lógica del Gobierno del PP,  aplicarían el  art. 155,  e iríamos a elecciones autonómicas. Donde Esquerra podría sacar mayoría absoluta según las encuentas; y entonces qué, ¿pedirán negociar otro Referéndum? ¿No lo sé?¿ Sederá el PP a un Referéndum Legal?¿Cómo salir de este bucle?

Ya sé que esto es política ficción. Hoy en la tarde lo sabremos. No obstante, ayer el portavoz del PP,  Pablo Casado se puso el traje franquista ( no me sorprende estuvo el sábado con Vox, en la Plaza Colon de Madrid)  y declaró que Puigdemont podría terminar como  Lluis Companys, o sea, ¡¿ fusilado!?; los periodistas en la sala de prensa fliparon y todos. Luego, pidio medias disculpas y explicó que quiso decir ¡Detenido! Los lapsus del PP son siempre piromáticos. Ya Puigdemont lo han convertido en martir sin aún decir somos un estado independiente.

Espero que se imponga la sensatez a última o primera hora. Y la solución a esta historia, ya todo lo ocurrido forma parte de la historia, no la paguemos los de abajo.

domingo, 8 de octubre de 2017

El No a la independencia llegó a Barcelona.


Se han demorado pero hoy llegó el NO a Barcelona. Desde Pau Claris hasta avenida de las Palmeras pegada al Mar,  que incluye via Laietana,  estaba llena de banderas oficiales de catalunya, "senyeres" y banderas españolas, también franquistas. Organizado por partidos políticos como Cs y PP y alrededor de doce organizaciones de ultraderecha que han tenido mucho protagonismo, -llevaban muchos su escudo en grande-.
Han logrado ocupar -sin dudas- el espacio del No a la independencia catalana. Y el SI a la "unidad" de España. 
Mario Vargas Llosa, que milita en Cs, flamante premio Nobel, se encargó de cerrar con un discurso la manifestación, y hablar de la vida cultural que encontró en Barcelona en los años sesenta cuando él vino como uno de los máximos exponetes del boom latinoamericano. Y criticó el Independentismo diciendo que era racista. Claro, delante tenía Albiol, cap del PP catalán, que fue a juicio por racista mientras fue Alcalde de Badalona. Albiol, culpó a inmigrantes de la delincuencia, en fin. Y quizás lo liquidarán por decir: "Puchmon y Forradel." Un premio Nobel cuyos libros he bebido.
Creo que un discurso así debió darlo alguien en las dos lenguas y mejor informado. Se lo critiqué al Rey, a ellos también. Pero bueno, es su estrategia. Claro, traer a alguien tan lustre para apoyar una idea nacional, te arriesgas a perder apoyos populares. Fuera de estas filas.
No vi ni una sola pareja de novios con estelada y bandera española. Dejo nota. 
Vi a los menos silenciosos -radicales hay en todos lados y yo tengo la prueba en vídeo-  gritar improperios y salvajadas a un carro de mossos y bomberos porque no les representan, o sea, el escracher que hacen independentistas a la GC. Yo pensé, es cierto. No vivís en Catalunya.  Muchos. Es evidente que no les representan. Han venido en  185 autobuses de fuera de aquí, según los medios impresos. ( la cifra buses puede variar).

Creo que esta mani prounionista dice algo excelente.  Ya hay dos bandos bien definidos en asociaciones y partidos políticos de aquí y de afuera de Catalunya. Solo falta votar.

Por cierto, no diré que esta gente está manipulada, la mayoría van contentos, felices y responsables, a pesar de que esto tiene detrás más de 12 organizaciones de extrema Derecha. Por cierto, el PP y Cs  que han criticado tanto que el Independentismo Catalán está lastrado por los extremistas de la CUP, me parece muy extraño que ellos hayan sedido el protagonismo de estas manifestaciones a la ultraderecha.. 
No voy a poner las fotos de banderas ultras aquí. Pero podeís verlas en todos los periódicos digitales.

He visto muchos jóvenes y niñosmuy orgullosos de ser españoles y catalanes Repito, solo falta votar... ¿quién pone fecha?
Aqui la Española catalana más simpática que iba pidiendo fotos... fotos...  yo no la había visto... Así de Feliz.